Llega a Miami un grupo de los médicos cubanos varados en Colombia

Al menos siete cubanos profesionales de la salud llegaron el sábado a Miami tras permanecer varios meses varados en Bogotá debido a retrasos en el programa estadounidense que acoge a quienes desertan de misiones médicas organizadas por La Habana en países como Venezuela.

Desde el jueves la cantidad de galenos cubanos que habría llegado procedentes de la capital colombiana se elevaría a casi 40, según fuentes de el Nuevo Herald. El grupo recibió el permiso para ingresar a Estados Unidos como parte del programa Cuban Medical Professional Parole (CMPP).

Me siento muy contento, muy emocionado de llegar a Miami después de tanta incertidumbre”, dijo Discel Rodríguez, de 42 años y natural de Bayamo. “Hemos pasado momentos muy difíciles pero felizmente recibimos la ayuda de una comunidad que no se olvida de su gente”.

Visiblemente emocionado, Rodríguez agradeció las gestiones de los congresistas Ileana Ros-Lehtinen, Mario Díaz Balart y Carlos Curbelo por intercer ante el Departamento de Estado y el Servicio de Ciudadanía e Inmigración (USCIS) para acelerar el procesamiento de las solicitudes de cientos de cubanos.

Rodríguez también expresó su agradecimiento a Solidaridad Sin Fronteras (SSF), organización que lanzó una campaña de recolección de donaciones para atender de urgencia a los cubanos varados en Bogotá, poco después de que el Nuevo Herald documentara las condiciones de hacinamiento y de enfermedad que padecían mientras esperaban el parole.

Las expresiones de afecto de familiares que acudieron la tarde del sábado al Aeropuerto Internacional de Miami a recibir a los galenos captó la atención de las personas que se encontraban en la terminal J.

La ingeniera agrónoma Estela Dorado, una camagüeyana residente de Wellington –en Palm Beach–, no pudo contener la emoción de recibir a su sobrino, Léster Dorado Brito, un odontólogo de 30 años de edad que desertó en abril de una misión médica en el estado Trujillo, en el noroccidente de Venezuela.

Estoy feliz de volver a juntarme con mi sobrino”, dijo Dorado. “ Es muy grande la alegría que sentimos en nuestra familia de que él haya llegado a Estados Unidos cuando se rumoraba que podrían cancelar el programa [CMPP]”.

Junto con Rodríguez y Dorado, llegaron a Miami el sábado los esposos Gretel Socarrás y José Guarpeña –dentista y médico, respectivamente–, la doctora Elizabeth Toll, la odontóloga Yurislaine Horrutinier y el licenciado en rehabilitación integral Yoandy Pérez Campo.

Respecto a la reciente promesa lanzada por el Ministerio de Salud de Cuba para que los médicos desertores regresen a la isla con la promesa de garantizarles un puesto de trabajo, la mayoría de los recién llegados a Miami expresó su escepticismo.

Para mí eso es pura mentira, es pura política con una doble intención: una para lavar la imagen ante el mundo y otra para nosotros los cubanos que nos toca siempre la desgracia del régimen”, dijo Pérez Campo, de 25 años y nacido en Matanzas. “Nosotros nos vemos forzados a convertirnos de médicos a inmigrantes por culpa de personas que llevan 55 años en el poder”.

Por su parte, la odontóloga cubana Mara Martínez, quien viajará de Bogotá a Miami el próximo martes, dijo que desde el 21 de agosto hasta el jueves, al menos 150 cubanos profesionales de la salud han sido acogidos en el CMPP. De ese grupo, más de la mitad buscará recibir la ayuda completa que ofrece el programa, como el financiamiento del alojamiento en diferentes ciudades de Estados Unidos, entre otros beneficios.

Me atrevo a decir que más del 50 por ciento optará por la ayuda completa porque no tienen familiares allá [en Estados Unidos]”, dijo Martínez, quien fue beneficiada con el parole tras permanecer seis meses en Bogotá junto con su esposo, el doctor José Ángel Sánchez. “Otros que sí tienen familiares o conocidos [en EEUU] buscarán la ayuda sin alojamiento”.

Martínez agregó que al menos una docena de profesionales de la salud que solicitaron el parole desde febrero en Bogotá aún no ha recibido ninguna respuesta por parte de las autoridades estadounidenses.

La odontóloga agregó que la dilación del proceso para acogerse al CMPP había provocado tanta desesperación que, por ejemplo, una profesional de la salud cubana que llevaba esperando en la capital colombiana desde febrero decidió emprender la travesía a Estados Unidos por tierra en agosto. Martínez agregó que a esa persona –que actualmente se encontraría en México–, le fue aprobado el parole el jueves.

Tenemos confianza en que todos los profesionales de la salud que estamos acá llegaremos a Estados Unidos a cumplir nuestros sueños”, dijo Mara. “Queremos empezar una nueva etapa en nuestras vidas”.

Read more here: http://www.elnuevoherald.com/noticias/sur-de-la-florida/