La residencia médica: un obstáculo para los doctores inmigrantes.

Siete años después de pasar los Exámenes para la Licencia Médica de Estados Unidos (USMLE), la doctora cubana Raixa Rivas aún no consigue hacer la residencia médica en un hospital.

“Yo he aplicado para anestesia a más de 60 programas en todo el país, porque yo era anestesióloga en Cuba”, dice la doctora de 47 años. “Pero nunca me han llamado a entrevista”.

Obtener una plaza en un hospital para hacer la residencia médica se ha convertido en uno de los obstáculos más difíciles que enfrentan los médicos inmigrantes en el sur de la Florida.

Muchos de los médicos inmigrantes llegan al país con cierta edad y tienen que estudiar primero inglés, además de trabajar para mantenerse y mantener a sus familias. Como Rivas, la mayoría se demora varios años en revalidar la carrera.